Un hotel con muchas estrellas


>download

Newspaper
Expansión
GALACTIC SUITE

(Spain)

UN HOTEL CON MUCHAS ESTRELLAS

Construir un complejo que orbite alrededor de la Tierra en el que se puedan pasar cuatro días experimentando la ingravidez parece un sueño. Sin embargo, en 2012 será un proyecto real que un grupo de arquitectos catalanes ha sacado adelante con grandes dosis de tesón.

La Historia está plagada de proyectos que a priorí parecían descabellados, irrealizables y que, sin embargo, con mucho trabajo, confianza e ilusión se han hecho realidad y, actualmente, forman parte de nuestros hábitos. El proyecto de Galactic Suite pertenece a este tipo de sueños aparentemente imposibles. En 2012 Xavier Claramunt, Ariadna Boada, Joan Cuevas y Marc Zaballa harán posible que las personas que soñaron con sobrevolar la Tierra desde el Espacio puedan ver cumplido su deseo.
Estos cuatro arquitectos catalanes han demostrado que con constancia y esfuerzo se consigue sacar adelante los proyectos más originales y vanguardistas. En su caso, su idea de negocio era construir un hotel a 450 kilómetros de la Tierra en el que los turistas pudieran experimentar durante cuatro días -y 18 semanas de preparación previa- qué se siente en ausencia de gravedad, además de disfrutar de las increíbles vistas, por el módico precio de tres millones de euros, una cantidad asequible si se compara con los más de 20 millones de dólares que pagó el multimillonario estadounidense Denis Tito por ser el primer turista del Espacio.

Construyendo un sueño
Xavier Claramunt, uno de los promotores de la idea, reconoce que todo comenzó por dos inquietudes que les surgieron como arquitectos: “Por un lado empezamos a trabajar en asentamientos límite, que para nosotros no eran sólo emplazamientos en los que la vida es difícil, sino que también eran los lugares en los que el hombre querría vivir. Y por otro lado, la intuición de que podíamos aportar nuestra experiencia profesional a ámbitos en los que había que tener en cuenta a las personas y su forma de habitar. Así, de manera sorprendentemente natural, surgió un hotel en el espacio”.
Era mayo de 2006 y la idea estaba clara, pero entonces empezaba lo más difícil: la puesta en marcha, que en su caso era mucho más complicada y costosa de lo normal. “Más que descabellada, nuestra primera idea era inocente”, reconoce Claramunt. la primera reunión con representantes del ámbito aeroespacial tuvo lugar en enero de 2007. Ahí empezó un largo peregrinaje por distintos organismos para ir dando forma a la construcción del hotel. “El proyecto se fue cargando de razones a medida que íbamos explicando a la gente, ya fueran técnicos aeroespaciales. empresarios, inversores o visionarios. Las respuestas fueron de lo más variadas, algunas completamente negativas, otras con gran interés… Pero todas tenían en común el entusiasmo por la iniciativa”, comentan desde Galactic Suite. Todo esto les dio las fuerzas necesarias para seguir adelante porque, a pesar de las trabas, comprobaron que había una elevada demanda para salir al espacio y por dotar a la industria aeroespacial de un proyecto que la abriera a la sociedad y la acercara a las personas.
Pero ¿qué es lo que se van a encontrar los 38 turistas que ya han reservado su plaza en este hotel? La suite espacial está concebida como un espacio para descansar, relajarse, leer, observar el Universo y la Tierra. Para el ocio más activo se aprovechan las especiales condiciones de ingravidez para generar experiencias únicas. Los visitantes podrán jugar con una bicicleta circular y sumergirse en un spa ingrávido que aprovecha que en el espacio exterior el agua adquiere una viscosidad que crea burbujas en forma de globos.
Obviamente, poner en marcha todas las infraestructuras que requiere un hotel de estas características necesita mucho dinero. Claramunt y su equipo aseguran que para poner en marcha su proyecto fue fundamental la figura del facilitador, un personaje de plena confianza y buenos contactos que “disminuye la sensación de que unos desconocidos con un proyecto visionario aparezcan de la nada solicitando 2.000 millones de euros”, finalmente los consiguieron, aunque no hay ningún inversor español. “Hemos intentado convencer a las Administraciones Públicas para que apoyaran la iniciativa y se convirtiera en un proyecto de país. Un hotel de esta envergadura podría cumplir con el doble propósito de ilusionar a todo un país y dar un impulso a la industria aeroespacial española”.

Preparados para la cuenta atrás
1. Fecha de apertura: 2012
2. Número de reservas: 38 (España, Rusia, EE UU, Emiratos Árabes, Australia China y Sudamérica)
3. Precio: 3 millones de euros
4. Ubicación: a 450 kilómetros de la Tierra
5. Viaje: en cada vuelo irán 2 tripulantes y 4 turistas
6. Estancia: 4 días en los que se verá salir y ponerse el solí 6 veces al día
7. Inversión: 2.000millones de euros
8. Reservas: www.galacticsuite.com