El optimismo del proyecto español más 'lunático'


>download

Newspaper
El Mundo ‘Eurêka’
BARCELONA MOON TEAM

(Spain)

EL OPTIMISMO DEL PROYECTO ESPAÑOL MÁS ‘LUNÁTICO’

Científicos de Barcelona aspiran a ganar un concurso de Google para enviar una nave a la Luna

Los componentes del Barcelona Moon Team, el discount viagra levitra equipo de científicos catalanes que compite en el concurso de Google para mandar una nave a la luna, están «muy animados» con la marcha de su proyecto. Así lo percibe Marc Zaballa, jefe adjunto del grupo, que este pasado miércoles llegó a Barcelona de vuelta de un encuentro en la Isla de Man con el resto de concursantes. En la isla, referente mundial en astronáutica por su fiscalidad favorable a los proyectos espaciales, se reunieron los 21 equipos participantes en el Google Lunar X Prize, que reta a profesionales de la industria del espacio a construir y lanzar a la Luna una nave y completar una serie de tareas de exploración. Del conocimiento del estado de otros proyectos se derivó el optimismo entre los miembros del equipo catalán, impulsado por Xavier Claramunt.
Zaballa está confiado en poder «plantar cara» a los rivales, después de haber comparado el estado actual de su proyecto, iniciado el pasado abril con el de los competidores, algunos de los cuales iniciaron sus trabajos hace tres años. «El ritmo de los otros equipos no es tan alto como esperábamos», celebra Zaballa, que vaticina para Eureka que, «en cuanto tengamos los fondos sólo deberemos poner a ritmo la máquina». La financiación, que según las bases del concurso debe ser privada en un mínimo del 75%, está incompleta, pero Zaballa confía en reunir el presupuesto antes de finales de año. Ahora, más allá de la búsqueda de fondos, el proyecto se encuentra en fase de «estudio de misión» y se manejan varias hipótesis sobre dónde alunizar. Zaballa revela que su equipo luchará por uno de los premios parciales, dotado de cinco millones de dólares, consistente en encontrar restos de misiones soviéticas o Apolo anteriores, por lo que intentarán aterrizar cerca de donde operó una expedición rusa.
Más adelante se deberán estudiar «los lanzadores» (cohetes) y fijar la masa final del robot que deberá operar en la Luna. «No podemos ser favoritos porque sólo llevamos seis meses en competición», aclara Zaballa, «pero sólo poder desarrollar tecnologías que luego pueden revertir en las empresas es ya una forma de ganar». Según la Agencia Espacial Europea (ESA) y la NASA, por cada euro destinado en investigación espacial, la economía gana seis. Invertir en explorar el espacio, pues, «no es invertir a fondo perdido», subraya Zaballa.